Laura Arau: “Desviar la atención del ataque a la Flotilla haciendo creer que s on terroristas es una estrategia de propaganda y una bajeza moral de Israel” EN TREVISTA

Su profesión: transmitir. Sus trabajos insinúan a una profesional que se conjuga inadvertida con el paisaje que filma; es testigo mudo de lo que enseñan sus vídeos y documentales, pues estos poseen el lenguaje con que se expresa. Su carácter: impetuoso. Más allá de su trabajo la premisa es no acallar al verbo. Esta joven catalana persevera en su afán de mostrar el fallido universo de Palestina y clama con sus palabras, más allá de lo que capta con su cámara para que la justicia dictamine sobre los crímenes de Israel.

Por Fernando del Rosal*.

Laura Arau es realizadora y comunicadora audiovisual autónoma e integrante de la llamada Flotilla de la Libertad. Viajó en el barco Mavi Marmara, que zarpó desde Turquía con destino a Gaza el 30 de mayo de 2010 y fue atacado por las Fuerzas de Defensa de Israel (Tzahal). Siete barcos más integraron aquella iniciativa.

También ha participado en la segunda Flotilla de la Libertad en 2011, en la misión del velero Estelle de 2012, y estuvo en la Marcha por la libertad de Gaza. En 2009, visitó el mismo año los campos de refugiados palestinos en Líbano y se involucró con acciones de boicot y denuncia contra Israel. En esta entrevista da a conocer lo que ocurrió en aquél viaje fallido a la Franja en 2010, con motivo de los juicos en ausencia de acusados que la Corte de Estambul, en Turquía, reabrió el pasado mes de febrero contra los cerebros de la operación militar que produjo 10 víctimas mortales: nueve en el ataque a los activistas de la Flotilla y un muerto como consecuencia de aquel.

¿Cómo se involucró en la Flotilla de la Libertad en 2010 y con qué pretexto?

Mi vinculación con la causa palestina empieza después de la “Operación Plomo Fundido”, que tuvo lugar en diciembre de 2008 en Gaza. Recuerdo estar siguiendo lo que allí pasaba a través de la CNN y tirarme de los pelos al no ver ninguna reacción de los gobiernos occidentales. Un año más tarde participé en la Marcha por la Libertad de Gaza. Allí conocí a una pareja turca vinculada con la organización IHH, organización que fletó el Mavi Marmara, uno de los barcos de la flotilla y que fue violentamente abordado. En esa marcha de 2009, teníamos intención de romper el bloqueo a Gaza por tierra, desde Egipto. Fuimos bloqueados por las autoridades egipcias y allí fue cuando la chica turca me comentó que la próxima acción prevista era enviar una flotilla a Gaza e intentar romper el bloqueo por mar. En mayo de 2010, junto a Manuel Tapia, me desplacé a Turquía para embarcar en el Mavi Marmara. La condición era ir con la cámara y registrar lo que allí sucediera ya que ningún medio español quiso subir al barco para cubrir la noticia. Manu, estaba vinculado a una ONG española llamada Cultura, Paz y Solidaridad Haydée Santamaría y él sería el encargado de llevar una simbólica carga humanitaria desde España: camisetas de distintos equipos de fútbol, libros…

Algunas fuentes hablaron de que los barcos de la Flotilla cargaban armamento; ¿hay algo de cierto en esas afirmaciones?

La respuesta está clara. ¿Quién había pasado estos teletipos a las agencias y medios españoles? ¿Quién envió las primeras imágenes a los medios? ¿Quién construyó el mensaje? La embajada de Israel en España. El embajador israelí en España salió en distintas cadenas televisivas mostrando fotos de cuchillos que estaban en los barcos. Cuchillos como los que se tienen en cualquier cocina de nuestras casas; para preparar las comidas y disfrutar de ellas. ¿Esas eran las armas que cargábamos? El argumento del embajador israelí cayó por sí solo. Y más cuando aseguró que en un fin de semana hay más muertes en España por accidentes de tráfico que las que hubo en el Mavi Marmara. Demencial… Difamar es gratuito y el gobierno israelí adujo que había armas, aunque nunca mostró evidencias, más que los cuchillos de cocina. El hecho real fue que un pasaje civil de decenas de nacionalidades fue asaltado por comandos militares con fuego real que mató a nueve pasajeros e hirió a otros sesenta. Derivar la atención del ataque de uno de los más poderosos ejércitos del mundo hacia un pasaje civil haciendo creer que son terroristas es sólo otra de las estrategias de propaganda y de las bajezas morales cometidas por el estado de Israel. La flota era civil, el cargamento fue revisado y estaba en regla.

¿Cómo vivió el ataque en sí, qué recuerdos fundamentales cree que debe o quiere citar?

En el Mavi Marmara fueron asesinadas nueve personas. Las autopsias demuestran que la mayoría de ellas fueron ejecutadas a menos de dos metros de distancia. Otra persona se encuentra en estado de coma irreversible a día de hoy y más de sesenta fueron heridas de distinta gravedad. Cuando un ejército totalmente armado ataca en aguas internacionales a barcos civiles está cometiendo un acto de piratería con crímenes de guerra. Las nueve víctimas fueron responsabilidad directa de las tropas israelíes y de sus altos mandos y espero que, tarde o temprano, paguen por ello. Viví el ataque como si estuviera dentro de una película de guerra, una guerra en la que el ejército de un estado ataca contra población civil indefensa. Lo viví detrás de mi cámara, grabando todo lo que podía y pensando que podría salvar el material. Recuerdo escuchar muchos disparos. Pasar de ver el suelo del barco, que era de color verde, a rojo de la sangre. Recuerdo que los médicos y enfermeras no daban abasto porque no estábamos preparados para esto. Ver una cantidad impresionante de heridos pasar frente a mí cargados por otros compañeros… Una vez acabó el abordaje, nos hicieron salir de las salas apuntándonos uno a uno en la cabeza con una pistola con láser. Recuerdo haber salido y ver una de las imágenes más racistas de mi vida: Todos los compañeros de origen musulmán arrodillados en el suelo y muchos de ellos con bridas atadas en las manos, mientras a los europeos nos hacían sentar en bancos. Imágenes aún hay muchas grabadas en mi mente. Algunas de ellas son del entierro que tuvo lugar en Turquía, al llegar de la cárcel israelí. Por supuesto, es lo más fuerte que he vivido en mi vida y me acercó mucho a lo que los palestinos viven en su tierra día tras día. Mi material no se pudo salvar pero sí se consiguió salvar algunas imágenes. Con ellas he realizado dos cortos documentales.

¿Qué representa el ataque para los ocupantes de los barcos? ¿Y para los movimientos sociales y políticos en Palestina?

Para los ocupantes de los barcos, el ataque ha supuesto un antes y un después en nuestras vidas. Pudimos vivir en primera persona el racismo de uno de los estados más prepotentes que existen en el mundo. Ha significado un ataque a la solidaridad, la confirmación de que nuestros gobiernos defienden más los intereses de estados aliados que a sus propios ciudadanos. Y ha supuesto el inicio de una lucha personal contra la impunidad de Israel y para que se haga justicia. Para la sociedad palestina, ha supuesto un mensaje más de “no estáis solos”. En su conjunto, agradeció la solidaridad internacional mostrada con la Flotilla y condenó unánimemente el ataque.

¿Qué crímenes cometió el Estado de Israel y sus tropas en aquel ataque?

El gobierno israelí, a través del brazo armado de su ejército, con premeditación y nocturnidad, fue responsable de crímenes de lesa humanidad, ya que atacó una flotilla civil que no navegaba en dirección a Israel, sino que iba hacia aguas reconocidas como palestinas en los Acuerdos de Oslo de 1993. Cometió un crimen contra la humanidad contraviniendo la IV Convenio de Ginebra de 1949. Israel lleva nada menos que 65 años incumpliendo esta convención. Todo ello haciendo caso omiso de decenas de resoluciones de la ONU que condenan la ocupación militar de Palestina. Violó la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 (Convemar). Israel robó pertenencias a todo el pasaje de la Flotilla de la Libertad. Los pasajeros y pasajeras fueron detenidos ilegalmente y llevados a un país en contra de su voluntad, pues su intención era ir a Gaza. Estuvieron sometidos a condiciones de detención que vulneraban sus derechos fundamentales, en general sufrieron vejaciones y parte de ellos también malos tratos y tortura.

¿En qué medida cree que las reacciones internacionales y las acciones diplomáticas llevadas a cabo tras el ataque fueron suficientes?

No se ha producido hasta la fecha ninguna reacción que condene de forma efectiva el crimen que cometió el estado israelí. Lo primero que se echó en falta fue una reacción por parte de nuestro gobierno tomando medidas para proteger a los tres ciudadanos y ciudadanas que fueron atacados. Todo lo contrario. Ahora nos encontramos con que el gobierno del Partido Popular echa el cierre a la Ley de Jurisdicción Universal para dejar desamparados a sus ciudadanos y proteger a los criminales que ejecutaron el asalto. A nivel internacional, el escandaloso informe Palmer-Uribe fue criticado por ir en contra de los derechos humanos fundamentales. Hay que tener en cuenta que ese informe fue tutelado por Álvaro Uribe, denunciado a su vez por cometer crímenes de lesa humanidad en Colombia, como por ejemplo los llamados falsos positivos, que deberían ser juzgados en la Corte Penal Internacional. Naciones Unidas se vio obligada a desautorizar sus conclusiones y emitió otro informe a través del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, condenando el ataque israelí y reconociendo el derecho de las víctimas a obtener justicia.

El juicio que inició Turquía, ¿qué trámites y denuncias lo activaron?

En Turquía el juzgado actuó de oficio por ser las víctimas y el barco turco. Antes de que se abriese el caso, como testigos presentamos nuestros testimonios escritos. En noviembre de 2012 se abrió el caso en el que familias de las víctimas, pasajeros del Mavi Marmara y otras partes agraviadas se sumaron como acusación. Los acusados son: El antiguo jefe del Estado Mayor, teniente general Gabi Ashkenazi, el vice comandante de las Fuerzas Navales, almirante Eliezer Marom, el jefe de la Inteligencia Militar Israelí, General Amos Yadlin y el director de las Fuerzas de Inteligencia del Aire, el general Avishai Levi. Se les acusa de asesinato premeditado, intento de asesinato premeditado; causar intencionadamente daños graves corporales y de salud; saqueo, secuestro y bloqueo de embarcaciones; daño intencionado a la propiedad; restricción de libertad de expresión e instigación al crimen violento.

¿Le parece satisfactorio este proceso?

Empezó en noviembre de 2012 y es un juicio en ausencia de los acusados, que han decidido no acudir. Según los abogados, el caso sigue un proceso normal. Para los que vivimos el ataque, contar lo que vivimos frente a los jueces es importante y ver cómo se coordinan los abogados a nivel internacional nos da esperanzas de que termine la impunidad de la que goza Israel desde que se constituyó como estado. Se han realizado las autopsias de los muertos, se han presentado pruebas a través de material fotográfico y videográfico que se logró salvar y, de momento, se están recogiendo los testimonios de víctimas y testigos para poder resolver de alguna forma. Las querellas presentadas tienen base legal. Todo indica que los acusados han cometido un crimen contra la humanidad, violado la Convemar, robado detenido y retenido ilegalmente a un pasaje que, en algunos casos, fue objeto de malos tratos y torturas. La base legal está ahí; ahora solo falta que se haga justicia. Esperemos que así sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s