Cadáveres derretidos, escombros y hedor: lo que encuentran los palestinos al volver

En Khuzaa no había lugar para las alegrías ingenuas que se extendieron sobre el resto de Gaza a las 8 de la mañana del viernes, cuando empezó un cese al fuego que debería haber sido de 72 horas y no duraría ni dos. No es que se trate de un lugar donde se enseñen las doctrinas del realismo pesimista, sino que ya desde el principio, los habitantes que -como tantos aquí- quisieron aprovechar la tregua para regresar a sus hogares, confirmaban sus sospechas de que la destrucción era masiva. Para bloquear el acceso, los soldados habían destrozado la carretera y los vehículos no podían aproximarse a menos de un kilómetro. Era el sitio donde esperaban las ambulancias y hasta ahí, entre construcciones devastadas, grupos de jóvenes trasladaban cadáveres horriblemente quemados utilizando mantas como si fueran camillas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s